Muxupinazo

Aprovecho una fotografía de Irune sobre el suelo bilbaíno, y le añado el pañuelo. Me gustaba la idea de una MariJaia más atractiva que anunciara el comienzo de las fiestas con un sonoro beso a modo de bienvenida, en lugar de con un petardazo.

Mi hermano que me dice que lo vió decorando el restaurante Tapelia, y yo sin enterarme. Éstos del Arrejuntamiento...